Reflexología podal

Se basa en el tratamiento de zonas reflejas, o lo que es lo mismo en masajear ciertas zonas que son el reflejo en una zona concreta del cuerpo, en este caso  la planta del pie y el pie en su conjunto representa en forma esquemática la totalidad del cuerpo y sus órganos.

Al estimular dichas zonas, estaremos enviando un mensaje electroquímico a través del sistema nervioso y que llegará a algún órgano específico, lo cual promoverá  su irrigación y equilibrio.

En definitiva ayudará a la eliminación de toxinas, disminuir niveles de ansiedad y estrés, lograr una mayor relajación, mejorar la circulación, ayuda a combatir dolores musculares como de espalda y cuello, a reducir dolores de cabeza, jaquecas, problemas oculares, potenciar las defensas del cuerpo ante afecciones pulmonares como resfriados tos, anginas, ayuda a combatir estreñimiento y otras afecciones o irregularidades del sistema digestivo, aumenta la vitalidad y una mayor sensación de bienestar.

Es una terapia que intenta restablecer el equilibrio físico y emocional  y no solo es recomendada para adultos sino también para bebés y niños.